• http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_0038.jpg
  • http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_0143.jpg
  • http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_0056.jpg
  • http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_1756.jpg
  • http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_1516.jpg
  • http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_1327.jpg
  • http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_2019.jpg
  • http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_1850.jpg
  • http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_2103-1.jpg
  • http://www.jlmarina.net/wp-content/themes/thememin/uploads/DSC_2115.jpg

Infografía mememtum

Los últimos meses has sido densos, intensos y a veces duros, pero como ocurre con los viajes suele uno salir mejorado por las experiencias.

Entre otras cosas estamos en esto que resume la infografía, recién presentada en la Mobile World Congress #MWC14

InfoTaniwa600

mememtum en BBVA Open Talent 2013

Crowdfunding algo a tener en cuenta

Crowdfunding algo a tener en cuenta

El crowdfunding puede ser fácilmente confundido por un “dame argo” tanto por quien lo promociona como por quien recibe una petición de aportación, y no me extraña.

Yo lo veo una buena herramienta para determinado tipo de proyectos o productos. Para otros queda fatal y en algún proyecto en el que he trabajado era patente que se pretendía hacer una ronda de inversión pero sin serlo.

En el caso de mememtum, nos hemos planteado el crowdfunding de una parte de un proyecto mucho más grande que nos permita tener el producto inicial que por sí mismo sí sirva de ayuda a pacientes y personal relacionado con enfermedades con trastornos neurológicos. La idea es ponernos con ello y tenerlo listo en un par de meses y en el peor de los casos ahí queda la App y ahí queda el trabajo – y la experiencia – del recorrido.

No sé si conseguiremos que se entienda, pero vamos a seguir andando que de eso se trata.

(*) Haz click en la imagen para ir al portal de Crowdfunding del proyecto.

Marketing para Juan Palomo

Marketing para Juan Palomo

Crear un producto y vivir de él implica saber venderlo, identificar a tus posibles clientes, segmentarlos, analizar resultados, promocionar y un montón habilidades que en algún momento hay que dominar.

No pretendo convertirme en un hombre del diecinueve con capacidad para construir un horno de cerámica, escribir teatro y arreglarme el coche y lamoto pero cuanto más sepas mejor, y hay áreas del conocimiento que tampoco son tan difíciles.

Hay una actitud defensiva – normal creo yo – que encumbra determinadas áreas de conocimiento y excluye a los que no están en determinado gremio: “tú no sabes de qué va esto, así que no te metas”. Eso en realidad es miedo.

Con la crisis hay sectores que han visto caer sus tarifas uno o dos logaritmos seguramente porque estaban sobrevalorados y porque otros lo han empezado a hacer mucho más barato.

No me voy a meter ahora con el tema de calidad porque rápidamente acabamos leyendo un artículo llorón. Si alguien le compra a otro tu producto o servicio a la mitad de precio y con una calidad muy mala – según tu punto de vista – mejor no llorar y evaluar la situación.

Esto ha pasado con el diseño de marca, logos e imagen: Hace años era una profesión “chick”, ahora el acceso a estos servicios en mucho más barato y cercano. Ahí está 99designs.

Creo que pasa algo parecido con el tema financiero, con el marketing online y con el hacer un plan de negocio. Vale, igual no sé, pero cuéntame de qué va el tema, dame materia de estudio y dame tiempo.

Siempre desde el respeto a quienes han estudiado años de el tema marketing, branding y publicidad y basándonos en experiencia hemos escrito esta Guía Rápida de Marketing Online para Startups para quien pueda interesar que toca áreas como cómo hacerte un listado de usuarios seguidores en la redes sociales, cómo encontrar los sitios donde deberías estar con tu producto o servicio o cuáles son las bases a pensar antes de comenzar una campaña de crowdfunding.

Guía rápida de Marketing online para Startups

cómo nace un proyecto: mememtum

cómo nace un proyecto: mememtum

Hace un tiempo mi suegro, que es neurólogo, me preguntó si se me ocurría alguna manera de medir cuánto se está moviendo un paciente con trastornos neurológicos del movimiento.

- No sé – me dijo – podemos ponerles un láser en la cabeza y medir áreas barridas o algo aśi.
- Uhmmm, déjame que le una vuelta. Yo creo que con una cámara nos debería bastar.

Un par de semanas más tarde, después de instalar OpenCV en mi portátil (Computer Vision) y comprar el libro de O’Reilly hice un programa de unas pocas líneas capaz de capturar fotogramas y medir la diferencia entre los dos. Si la diferencia entre dos fotogramas es grande ha habido “mucho” movimiento, si son iguales entonces el paciente no se ha movido.

Filmamos a algunos pacientes y probamos a procesar las grabaciones. “Esto tiene buena pinta” – dijimos.

El vídeo que explica mememtum mejor que mil palabras en un minuto y cuarenta segundos es éste:

mememtum from taniwa on Vimeo.

Unos cuantos meses más tarde, osea hoy:

  • Le hemos puesto nombre al proyecto:mememtum.
  • Hemos ajustado variables para aquel algoritmo inicial, sabemos pasarlo a móvil, sabemos estabilizar la imagen.
  • Ya estamos investigando cómo hacer lo mismo pero identificando los miembros que queremos analizar y de esa forma medir las variaciones en ángulos y ser más certeros en saber cuánto se ha movido usted.
  • Hemos hablado con asociaciones de pacientes y centros de investigación.
  • Hemos escrito en un documento el problema, la solución, el posible mercado, la competencia encontrada y un plan financiero.
  • Lo estamos presentando por todos lados.

Además, siguiendo la aplastante lógica de las metodologías “Lean” – si hay que fracasar, más vale pronto que tarde – estamos validando que todo el trabajo puede ser sostenible, esto es, que podemos vivir dignamente de hacer el trabajo y disfrutarlo.

Es esa línea Lean, estamos ya preparando una campaña de Crowdfunding para medir el interés y tener soporte de la gente para tener disponible un primer producto operativo. Informaré por aquí cuando esté lista.

No sabemos qué pasará con el proyecto ni con nuestra empresa y tampoco vamos a dejar que eso nos impida trabajar hoy y mañana otro poquito, pero lo que es seguro es que seguimos aprendiendo, y que este proyecto tiene algunos rasgos que hemos echado de menos en otras aventuras tecnológicas en las que hemos estado, al menos yo.

Encima en la parte tecnológica tiene desarrollo móvil, análisis de imágenes, procesamiento “pesado” en la nube, web services, aplicación web y nos obliga a estar atentos a la usabilidad. Uhmmmm.

Si te interesa que te contemos cómo avanza el  proyecto date de alta aquí.

¿una economía diferente?

Está claro que medir a un país sólo por el PIB no nos permite comparar dos de ellos para ver si nos vamos allí a vivir con toda la familia.

Está claro que medir a una empresa sólo por sus beneficios anuales no basta. No son iguales dos empresas con el mismo beneficio su una de ellas emplea gente a bajos sueldos en China, no tiene un plan de formación a medio plazo para sus profesionales o no genera un clima de confianza y responsabilidad que permita a la gente desarrollarse y pensar en aportar al negocio y a la sociedad.

No quiero sonar utópico, pero pensemos si funcionan esos entornos de trabajo con planteamiento despóticos y desconfiados. Sabemos que eso desmotiva y todo hemos visto gente que sólo teclea en su puesto cuando pasa un jefe cerca.

Meter sentido común y perder el miedo a depositar confianza son el camino.

Esta entrevista Christian Felber sobre  Economía del Bien Común indica por dónde han de ir los tiros si utilizamos el cerebro para pensar cómo vivir mejor, cómo hacerlo mejor y no sólo en cómo ganar más (¿más qué?)

Para Todos La 2 – Entrevista: Christian Felber. Economía del Bien Común.

Cómo dejar de trabajar antes de cumplir 40

El libro y el blog con tan exagerado subtítulo se llama “Early Retirement Extreme” o “Retiro rápido y extremo”.

En él su autor Jacob Lund Fisker explica su teoría y cómo la puso en práctica para conseguir liberarse de depender de un trabajo para poder vivir. La palabra “retiro” es poco acertada como él mismo dice, porque retiro suena más a irse a Miami o a Benidorm levantarse tarde, pescar y leer o ver la tele; nada más diferente del retiro que se plantea Jacob en el que su día a día está plagado de actividad, aprendizaje de todo tipo de habilidades mentales y físicas (parece que el tío está en una forma física excelente) y emprendimiento de aventuras varias como ofrecerse como tripulante de barcos de regatas.

El señor Fisker se doctoró en Física teórica y después trabajó durante 5 años ahorrando el 75% de sus ingresos haciendo con ellos lo contrario de lo que aconseja (y empuja) la sociedad consumista en la que estamos: no se lo gastó y lo invirtió de forma que se liberó de una serie de cosas entre ellas la de necesitar trabajar para un tercero. Se convirtió en un inversor capitalista por un lado, y por el otro en su cocinero personal, entrenador, carpintero, electricista, mecánico, contable, sastre, ingeniero, programador, etc.

El libro es más una exposición de su filosofía de vida – un poco petardo en ocasiones – que un listado de buenas prácticas de ahorro o u surtido de consejos de cómo invertir tu dinero. Es entretenido en general, sobretodo cuando cuenta detalles de su obsesión por el ahorro (comer lentejas casi como única fuente de alimento durante largas temporadas). Si eres un cocinillas y te gusta aprender diferentes cosas te parecerá un poco naive a veces, pero hay que tener en cuenta el perfil de consumos de mucha parte de la sociedad americana que sólo come cosas precocinadas, nunca andan y siempre van en coche a los famosos “malls” de las afueras de los pueblos y ciudades.

Apunta en varias ocasiones y de forma brillante la obvia estupidez del dilema del trabajador/a del primer mundo, en la que buscamos ganar más dinero para pagar a alguien que cuide de nuestros hijos, en lugar de trabajar menos y cuidarlos nosotros mismos. Sé que esto habría que elaborarlo un poco más, pero igual que lo puedo hacer yo lo puede hacer cualquiera.

Hay un ejercicio que propone que me ha parecido interesante para hacer no sólo con las cosas que tenemos en casa, sino con lo que hacemos al día, con los correos electrónicos, con las obligaciones y con lo que se te ocurra.
La idea es hacer una lista con todo lo que tienes, todo lo material, y poner al lado y de forma honesta cuándo fue la última vez que lo utilizaste. Hecho esto la idea es sacar una gráfica como la del dibujo.

 Es claro que vas a llegar a conclusiones que ya te esperabas – a no ser que la negación de la realidad sea uno de tus fuertes – pero verlo así “el 90% de las cosas que tienes no las utilizas casi nunca, colega”, es demoledor para uno y. ojalá, para el sistema.

Dejo los enlaces y las búsquedas para el diligente lector.

Por cierto, que el libro lo tengo en papel y si alguien lo quiere se lo regalo a cambio de un café y un ratillo de charla ¿hace?